Copesco-Sefrisa

En Copesco & Sefrisa, la tradición, la experiencia y la innovación son los grandes activos que hemos venido desarrollando desde 1853 para ofrecer los mejores productos a nuestros clientes.

Nuestra historia y estrecha relación con los productos del mar se inició en 1853 cuando el fundador de la compañía, el Sr. José Daurella, se convirtió en el primero en importar a España grandes cantidades de bacalao en fardos provenientes de Islandia, Groenlandia, Noruega e Islas Faroe para su comercialización en todo el país.

Desde entonces, hemos venido reforzando los vínculos directos con nuestros productores, lo que nos ha permitido asegurar un suministro estable, seleccionar las mejores calidades y adaptar la materia prima a las características de nuestro proceso productivo.

A lo largo de los años, Copesco se ha especializado en la comercialización del auténtico Bacalao del Atlántico Norte, estableciendo una estricta clasificación propia que nos permite ofrecer a nuestros clientes una garantía de origen y de calidad. Así, ya en las últimas décadas, nos hemos convertido en uno de los principales importadores de bacalao, con más de 3.000 toneladas de pescado por año.

En los años 60, el dominio de las fuentes de aprovisionamiento y la solidez de nuestra posición en el mercado, nos empujaron a diversificar nuestra gama de productos con una nueva actividad: el Ahumado. Con la creación de la empresa Sefrisa y gracias a una exclusiva fórmula escandinava artesana aplicada desde un buen principio en su elaboración, conseguimos que nuestro salmón ahumado Royal sea garantía de calidad y prestigio.

En 1994 las dos empresas, Copesco y Sefrisa, se unen adquiriendo una importante expansión en el canal de los supermercados e hipermercados. Más tarde, con la elaboración y distribución de Bacalao desalado, se embarca hacia un nuevo puerto: la hostelería.