Celebrando el Día Internacional de los Trabajadores.

Equipo humano Copesco Sefrisa

“Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa.” El 1 de Mayo es una fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores, la fiesta por antonomasia del movimiento obrero a nivel mundial.

¿Imagináis una jornada laboral de 18 horas, o más? Antiguamente, en Nueva York, existía una ley que prohibía trabajar más de 18 horas, salvo caso de necesidad. Si no había tal necesidad, cualquier funcionario de una compañía de ferrocarril que hubiese obligado a un maquinista o fogonero a trabajar más de 18 horas diarias debía pagar una multa de 25 dólares.

Increíble, ¿verdad?

No fue hasta 1868 cuando el presidente Andrew Johnson promulgó la llamada “Ley Ingersoll” que establecía una jornada laboral de 8 horas de duración. Pero, ¿cómo conseguir que los altos mandos, que habían dispuesto de sus trabajadores libremente, aceptaran una limitación tan drástica?

“Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas”, y en este caso además, masivas. Así fue como el 1 de Mayo de 1886 los trabajadores salieron a la calle a luchar por sus derechos, y se declararon en huelga.

Hechos como los acaecidos frente a la fábrica McCormick o los de la Tragedia de Haymarket http://es.wikipedia.org/wiki/Revuelta_de_Haymarket forman parte de la sangrienta batalla que se libró en favor de los derechos obreros.

Finalmente, tras casi un mes de revueltas y miles de muertos, heridos, torturados y damnificados, varios sectores patronales accedieron acatar la ley y redujeron las jornadas laborales a 8 horas. Poco a poco, esta medida se fue generalizando.

La unidad, el esfuerzo y el tesón, pero sobre todo la firmeza y la valentía demostrados aquel mes de Mayo de 1868 es lo que reivindicamos en un día como hoy.

Unos valores que desde Royal admiramos e incluso, desde nuestra modesta perspectiva, imitamos, ya que desde que nacimos nos esforzamos en aprender y mejorar conjuntamente.

Y como sabemos que la base de nuestro éxito, además de la materia prima, son nuestros trabajadores, desde aquí les rendimos homenaje, ya que es gracias a su profesionalidad y maestría que podemos enorgullecernos de nuestros productos.

Cada loncha de salmón, dado o tira ha sido cocinada siguiendo el proceso más artesanal gracias a nuetro Maestro Ahumador, el encargado de determinar, pieza por pieza, el tiempo de exposición y de preparación del pescado hasta su punto óptimo. Pero no sólo el salmón recibe atención especial, el bacalao, las anchoas, el surimi… Todos nuestros productos son tratados artesanalmente, con sumo cuidado y dedicación por manos expertas. Las mismas manos que nos han ayudado a llegar donde estamos.

Por eso, y porque además de la mejor calidad humana podemos presumir de tener la mejor calidad en nuestros productos, seguiremos trabajando día a día. Pero hoy no, hoy no trabajamos. ¡Estamos de celebración! Aunque mañana volveremos con energías renovadas. ¡Prometido!

Más información sobre El Día Internacional de los Trabajadores y una curiosidad: En EE.UU. no se celebra esta festividad, en su lugar festejan el Labor Day el 5 de Septiembre.

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Puedes usar estas etiquetas HTML y características: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*