Cocinero, a tus fogones

La higiene en la cocina

Pero antes, ¿te has lavado las manos?

Los ingredientes, la técnica para cocinarlos, la experiencia del chef, los utensilios… ¡Tantas cosas influyen a la hora de preparar un buen plato..! Entre ellas, la higiene. Pero no vamos a entrar en la personal, ya que suponemos (y esperamos) que todos tengamos este tema más que bien sabido, si no en la limpieza de nuestro lugar de trabajo: la cocina.

¿Te has parado a pensar la de horas al día que invertimos en ella? Visitamos esta estancia de nuestro hogar un mínimo de 5 veces al día (todos recordamos las 5 comidas diarias que mandan unos buenos hábitos, ¿cierto?), manipulamos los alimentos, los cocinamos e incluso los ingerimos allí mismo…

Si no quieres que las bacterias y los estafilococos campen a sus anchas, ¡sigue leyendo!

Mantén limpia la encimera. Si no lo haces, los alimentos y utensilios que deposites sobre ella quedarán impregnados con los microorganismos que estén por ahí, exponiéndote a ti y a los tuyos a enfermedades e infecciones.

En la cocina, sólo lo que es de la cocina. Nada de reutilizar trapos, bayetas o fregonas. Si una bayeta se usa en el baño, ¡ahí se tiene que quedar!

‘Un interior limpio, se nota por fuera’. Esto aplica también aquí: si el interior de tu nevera (donde almacenas el 90% de los alimentos perecederos) refleja orden y limpieza, es porque lo estás haciendo bien.

Si descongelas algo, que sea para siempre. A no ser que lo cocines y luego lo vuelvas a congelar, claro. De lo contrario, el producto quedará dañado y puede que te siente mal. Y antes de congelar, deja que se enfríe. Si vas a congelar algo que acabas de preparar, espera a que esté a temperatura ambiente y utiliza recipientes y accesorios especiales para ello. De lo contrario, o te sentará mal o acabará en la basura…

Asegúrate de limpiar bien frutas y verduras. Sobretodo si los vas a comer crudos. Pon especial atención en las hojas de lechuga, que suelen estar plagadas de bichitos…

Consume carne y pescado frescos. Y si no es posible, asegúrate de cocinarlos bien para evitar intoxicaciones.

Cuidado con la contaminación cruzada. Lava bien los utensilios antes utilizarlos con otro alimento, porque si no, puede que estés trasladando las bacterias de un sitio a otro sin saberlo.

Y antes de empezar, ¡no olvides lavarte bien las manos!

Ten en cuenta que cuanto más a gusto estés en tu cocina, más ricos te saldrán los platos. ¿Te animas a preparar alguno de los nuestros?

Si te ha interesado este tema de la higiene en la cocina, lee este artículo. ¡Te gustará!

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Puedes usar estas etiquetas HTML y características: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*