Comida por los ojos

Comida y porqué comemos por los ojos

Si quieres que tu comida quede retratada para la posteridad, sigue estos truquitos de fotografía. ¡Nunca es tarde para mejorar!

Que la presentación es importante, nos ha quedado claro viendo programas de cocina o incluso realities tipo Masterchef. Pero además, navegando por la red comenzamos a ser conscientes de lo mucho que nos llaman la atención las recetas con una foto atractiva, ¿no es cierto?

Pero, ¿cómo podemos hacer que nuestra comida resulte más apetecible tras el objetivo?

No vale con simplemente aplicar un filtro fotográfico como los de Instagram, o aplicar un efecto “desenfocado” y demás truquillos amateurs. Hay muchas más cosas que podemos hacer para resaltar las cualidades de nuestra comida. Por ejemplo:

La iluminación es lo más importante. Tu comida parecerá mucho más dramática si la iluminas desde un lateral o desde atrás. Las sombras, mejoran la textura de la comida. Si puedes, sitúa el plato cerca de una ventana con una buena luz lateral.

La comida tiene que ser la protagonista. No hagas que los objetos que entren en escena, como el mantel, o el propio plato, llamen más la atención que la comida. Mantén un fondo simple y utiliza platos de un solo color. Deja que la comida sea la que llame la atención.

Usa todas las herramientas a tu alcance. Pinzas, brochas, sprays y cualquier accesorio que pueda ayudarte a manipular la comida o mejorarla de forma más fácil será bienvenido. Por ejemplo, colocar unos guisantes en la posición adecuada siempre será más sencillo y más limpio con unas pinzas.

Un truco que usan muchos fotógrafos de comida es usar una botella con spray llena de agua para crear pequeñas gotas en determinados alimentos, haciéndolo parecer mucho más frescos y relucientes.

Es mucho mejor hacerle fotos a la comida cuando no está completamente cocinada. Los vegetales, por ejemplo, en ocasiones pierden color cuando se cocinan demasiado.

Haz que los ingredientes se vean. Si quieres que esa sopa, ese guiso o ese sándwich destaquen en la foto hay ciertos trucos que se aprenden con el oficio para cada uno de ellos.

Las bebidas, mejor fotografiarlas cuando se están virtiendo y con una buena iluminación, son fotos mucho más vivas. Además es aconsejable diluirlas un poco, especialmente las más oscuras, para que no se vean tan apagadas.

Y por supuesto, un último consejo: mucha práctica, y ver el trabajo de grandes fotógrafos de comida, que siempre ayuda.

¿Os animáis a cocinar nuestros productos y mandarnos las imágenes? ¡Esperamos impacientes!

Si queréis más consejos, os recomendamos: cómo fotografiar comida que apetezca comerse.

Créditos de la imagen: @food

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Puedes usar estas etiquetas HTML y características: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*