Consejos sobre alimentación para hacer frente a los excesos del verano

alimentación

Las vacaciones son sinónimo de desconexión, pero también de ‘kilos de más’. Toma nota de estas recomendaciones de alimentación

Qué fresquita la cerveza en el chiringuito de la playa. Qué buena la tapa en el bar de la esquina. Y eso por no hablar de la comida (o comidas, en plural) con la familia y la cena con los amigos. No todos habrán incluido la ropa de deporte en el equipaje veraniego y, claro, ahora nos da miedo subirnos a la báscula. Porque… ¡hemos pecado en el mes de agosto y eso lo sabemos por los kilos de más que posiblemente hayamos ganado! Por eso queremos ofrecerte una serie de consejos sobre alimentación para hacer frente a los excesos del verano.

Hambre no habrás pasado, ¡y ese es el problema! Pero también te diremos que una buena alimentación puede ayudarte a bajar de peso. Porque lo saludable no es dejar de comer para perder kilos, sino seguir una serie de pautas de alimentación que nos ayuden a mantenernos en nuestro peso ideal. ¡Toma nota!

– Intenta realizar las 5 comidas (3 principales y 2 tentempiés). Así, no llegarás con tanta hambre a la siguiente comida.

– Procura comer despacio y masticar bien los alimentos. Así te saciarás antes y tendrás digestiones más ligeras.

– Lo ideal es que en la comida haya: 1 ración de hidratos de carbono (pasta, arroz, legumbres, patata, pan…), 1 ración de proteína (carne, pescado o huevos) y 1 ración de hortalizas o verduras.

– Evita los fritos y rebozados, los guisos y los estofados. Utiliza técnicas culinarias como la plancha, el vapor, el hervido, el horno o el papillote.

– Es preferible que los cereales (pan, pasta, arroz…) sean integrales. Además, intenta reducir los carbohidratos en la cena.

– Limita el consumo de bollería, pastelería, chocolate, galletas y comida rápida a 1 o 2 veces al mes. Evita el azúcar, los edulcorantes o aquellos alimentos que los contengan.

– Bebe 2 litros de agua al día. Las infusiones, los tés y los zumos de fruta son una buena manera de hidratarse.

– Lo ideal es consumir dos raciones de hortalizas o vegetales al día, tanto crudas como cocidas. También procura comer más pescado que carne. Intenta consumir pescado azul (salmón, atún, bonito…) una o dos veces por semana.

– Planifica las comidas y la lista de la compra, evitando la improvisación.

– Cuando comas fuera de casa, ten en cuenta las anteriores recomendaciones. Sobre todo evita las técnicas de cocina más grasas (fritos, rebozados, empanados…), platos con salsas, los postres dulces y las bebidas alcohólicas y/o refrescos.

– Completa tu plan de alimentación con la práctica habitual de actividad física.

¿Te animas a volver a unos hábitos de alimentación saludables? El verano aún no se ha acabado, pero…¡la operación bikini 2016 empieza ahora!

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Puedes usar estas etiquetas HTML y características: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*