Una copita de licor tras un buen plato de bacalao

Copita de licor después de un buen bacalao

Tras una comilona con amigos, es típico acompañar la sobremesa con chupitos varios. Pero esta costumbre, ¿es saludable, o simplemente un hábito arraigado?

“Se sabe que el alcohol (etanol), una vez absorbido en el estómago, favorece la vasodilatación. Esto aumenta la secreción de algunas enzimas digestivas, lo que podría tener como consecuencia una digestión más rápida.”, explica Victoria Moreno, del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (UAM-CSIC). Muy al contrario, en cantidades no moderadas durante la comida, “el alcohol dificulta la digestión y origina trastornos sobre el tubo digestivo, especialmente de la motilidad esofágica, aparición de reflujo, gastritis, trastornos del vaciado y diarreas”, puntualiza la experta. Además, el hígado prioriza descomponer esta sustancia tóxica y ralentiza y disminuye el aprovechamiento de otros nutrientes, como las grasas o los hidratos de carbono.

Lo ideal es consumir poca bebida de manera reposada para evitar emborracharse y poder aprovechar sus virtudes además de disfrutar del producto desde el punto de vista gastronómico. Tal y como nos cuentan en este artículo titulado ¿Beber licor tras la comida ayuda a hacer la digestión?

Así que ya sabéis, puede que al final sí sea bueno tomar un chupito de licor de hierbas, orujo o pacharán, pero con moderación. Y más después de platazos de órdago como estos:

Gratinado de papas, cebolla y bacalao.

Sopa de ajos con bacalao y huevos.

Albóndigas de bacalao con salsa vizcaína.

Patatas rellenas de bacalao.

¡Salud, amigos!

Créditos de la imagen: *Bárbara* Cannnela via photopin cc

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Puedes usar estas etiquetas HTML y características: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*