Vuelta de vacaciones, ¿con kilos de más?

Recetas ROYAL para mejorar tu dieta

Pues según un estudio, para perderlos tienes que seguir comiendo de todo, aunque con moderación.

Ahora que estamos volviendo de vacaciones nos damos cuenta (no sin cierto horror) de que hemos subido de peso. Pero claro, los aperitivos en el chiringuito, las claritas, el copeo nocturno y los banquetes dignos de un zar que nos hemos pegado, nos han pasado factura. ¡Con lo felices que hemos sido estos días..!

¡Tititití! ¡Tititití…! Suena el despertador. Vuelta al trabajo, a la rutina, a las comidas rápidas para salir al paso y a no tener tiempo para nada. ¿Para nada? No, tenemos el tiempo suficiente para darnos cuenta de que, una vez hemos perdido el halo de felicidad que nos ha rodeado estos días, se nos ve más ‘llenitos’. Y lo peor de todo, es que la ropa lo confirma.

Así que, como no podemos ir en pareo a trabajar (al menos, la mayoría), nos toca ser conscientes de la cruda realidad: “Tengo que ponerme a dieta.” Y comienzan a desfilar todas las estrategias anti-grasa de las que hemos oído hablar: la dieta de la alcachofa, la de las 1.000 calorías, la del sirope de savia de arce, la del caldo, la disociada, la de los tres pasos… ¡Ufffff! Hay tantas…

Pues, OLVÍDALAS.

Como ya venimos diciéndote desde hace tiempo, unos buenos hábitos, junto a una dieta equilibrada y ejercicio, es todo lo que necesitas para recuperar la figura sin dejarte la salud. Pero ahora no sólo lo decimos nosotros, hace unos días los expertos del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas (GREP-AEDN) declararon que “Las dietas hipocalóricas equilibradas son las más recomendables para perder peso”.

Las dietas que excluyen alimentos, “tienen consecuencias negativas para el organismo como la cetosis y la falta de nutrientes básicos, y al terminarlas comportan el temido efecto rebote”, explican.

De hecho, han elaborado una clasificación basada en el informe de la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS). Puedes leerla aquí.

¿Qué conclusiones podemos extraer de todo esto? Pues que hay que comer de todo, en poca cantidad y muchas veces.

Además debemos tener en cuenta que perder peso es algo que lleva su tiempo. ¡Ojalá se perdiera igual de fácil que se gana! Pero como no es así, debemos armarnos de paciencia, embutirnos en nuestras mallas o chándal, y volver al gimnasio, a correr o a las clases de aqua-rythm-combat-mega-explossives que tan buen resultado nos dieron antes de verano.

¿Algún consejo? Bueno, no dejéis de visitar nuestra web con recetas saludables, que estar a dieta no tiene por qué significar dejar de disfrutar comiendo. Nosotros os recomendamos, por ejemplo:

Brochetas de bacalao con langostinos
Ensalada de invierno con salmón ahumado
Filete de bacalao a la papillote
Corazones con salmón ahumado y palmitos
Gazpacho de bacalao con obulato
Abanicos de salmón ahumado con mango

Para que no renunciéis al sabor mientras os cuidáis. Y ánimo con la dieta, ¡que todo lo que sube, con esfuerzo, puede bajar!

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Puedes usar estas etiquetas HTML y características: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*