¿Sabes cómo hacer acompañamientos con salmón ahumado? Te contamos todos los trucos

Por su inconfundible sabor y delicada textura ha viajado desde las aguas del norte de Europa hasta nuestro país.

Es un alimento muy versátil que se puede preparar en cantidad de recetas como canapés, ensaladas, pastas, cremas, brochetas, rollitos u hojaldres.

Normalmente, el salmón que se consume en Europa proviene de la acuicultura de Noruega, Irlanda o Escocia, aunque Canadá es sin duda el gran criador de Norteamérica.

El salmón ahumado se obtiene exponiendo los filetes de pescado sazonados al humo, ya sea en frío o caliente.

Este proceso, llevado a cabo manualmente en todos los salmones de Royal, le da su característico sabor y prolonga su período de conservación.

El salmón ahumado es un pescado ideal para aperitivos, hoy te mostramos qué acompañamientos frescos puedes combinar. Este manjar, ha conseguido abrirse camino en nuestra dieta y está cada vez más presente en las recetas y los platos de nuestras mesas.

Propiedades del salmón ahumado

El salmón ahumado se ha convertido en un referente de la comida saludable por sus valores nutricionales.

Es rico en proteínas, pero destaca especialmente por su alto contenido en Omega-3. Estas grasas que proporciona salmón ahumado son mayormente insaturadas, es decir “grasas buenas” y aportan múltiples beneficios a nuestro organismo.

Además, es una gran fuente de minerales y vitaminas, que ayudan a nuestro organismo a asimilar los nutrientes.

Entre ellas, encontramos las vitaminas A y D, potasio, fósforo, y antioxidantes como el selenio y la vitamina E.

Además, es un alimento muy versátil que se puede consumir crudo, frío o caliente y, cada parte de su cuerpo se utiliza para un tipo de preparación.

Por ejemplo, el lomo es perfecto para sushi y sashimi, los filetes para el horno, y la cola para hamburguesas o tartar, por ejemplo.

Los acompañamientos frescos ideales para verano

En verano, buscamos recetas más ligeras y frescas, con cantidad de frutas y verduras para mantener unos buenos niveles de hidratación.

Aunque, como hemos dicho, el salmón ahumado es versátil y se puede servir en infinidad de versiones, existen algunos alimentos que, por su sabor textura, son los perfectos acompañamientos frescos.

Normalmente, suelen tener un sabor neutro y texturas suaves, por ejemplo, el huevo en todas sus variedades. Poché, frito, a la plancha o cocido, todas las versiones son buenas para acompañar el salmón.

La patata es otra opción de acompañamiento ya sea frita, cocida o asada. Este tubérculo es idóneo para elaborar ensaladas, rellenarlas de ahumados o para reversionar los huevos rotos con salmón ahumado.

El tercer ingrediente que os proponemos es el aguacate. Sin duda, una combinación perfecta en todas sus versiones ya sea a rodajas, tacos, en guacamole, las opciones son infinitas.

Continuamos con el queso crema, por su untuosidad y neutralidad de sabor crea una mezcla perfecta con el salmón ahumado.

A esta última combinación de sabores podemos añadirles unas alcaparras, cebolla o huevas, siempre en pequeñas cantidades porque tienen un sabor más intenso.

Atrévete a combinar el salmón ahumado con varios acompañamientos frescos y descubre las mejores combinaciones. ¡Échale imaginación!