¿Sabes qué maridaje para pescados combina mejor?

Descubre cómo acertar en el maridaje para pescados y disfruta de los mejores maridajes vino – pescado. 

Es muy típico maridar el pescado con un buen vino. Eso sí, dependiendo de si comemos salmón o bacalao, utilizaremos distintos tipos. Pero, ¿qué debemos tener en cuenta para saber cuál escoger?

La clave a la hora de escoger un vino para maridar el pescado es que este no le reste protagonismo al plato y aquí entran en juego las características y propiedades de cada pescado, así como su preparación.

En el mercado encontramos multitud de tipos de vinos que se pueden categorizar en función del color, azúcar, gas y edad entre otras. Sabiendo esto, es aún más complicado decidirnos por un vino que acierte en el maridaje con pescados.

A continuación, os explicamos cuáles combinan mejor para cada tipo de sabor y textura, dependiendo de si cocinamos bacalao o salmón.

¿Cómo acertar en el maridaje para pescados?

Cuanto más fuertes el sabor o porcentaje de grasa del pescado, más posibilidades de maridaje. De esta manera, los pescados semigrasos, de carne firme como por ejemplo el mero, el bacalao el rape maridan bien con un tinto joven y ligero o un rosado fresco y cítrico.

El salmón, por su sabor más rico, puede ser acompañado con vinos de cuerpo ligero y conseguir un mejor equilibrio.

La idea es que el vino acompañe y potencie los sabores de la comida, entonces si el salmón es un plato con sabores más fuertes, necesita un vino más complejo. Aunque la elección de vinos para acompañar el salmón también depende las guarniciones, ingredientes utilizados y las preferencias propias.

Por otro lado, el vino blanco es el mejor para acompañar con sabores más suaves, así que pescados blancos y magros de delicado sabor como el lenguado o el rodaballo van bien acompañados con un vino de este tipo. Vinos frescos y ligeros como un Albariño, un verdejo o un Godello para potenciar al máximo su sabor.